Asuntos Públicos – Costosa curva de aprendizaje de Hipólito

Eduardo Coronel Chiu

Costosa curva de aprendizaje de Hipólito

Las sospechas de incompetencia se confirmaron. Si en el periodo de espera o transición se percibió la falta de preparación y oficio de Hipólito Rodríguez, entonces alcalde electo de Xalapa por el partido Morena, en menos de dos meses que lleva su administración ha confirmado sobradamente su incompetencia.
Es claro que no estaba preparado para el cargo de Presidente Municipal de Xalapa; se sabía de su inexperiencia en la administración pública; aparte de académico era activista de algunos movimientos; ahora se sabe también que carece de oficio, sensibilidad política y administrativa; pero sobre todo que tampoco tiene mucha capacidad de aprendizaje. Es de lento aprendizaje político.
El acumulado de errores de inicio es muy conocido, se le cuentan, entre otras, la entrega de la administración del dinero municipal y del organismo del agua a personajes extraños al estado como sospechosa cuota partidista impuesta, los errores en la reorganización del presupuesto, las retenciones y modificaciones indiscriminadas de salarios al personal del ayuntamiento, las deficiencias en los servicios públicos, hasta la clausura al público de la segunda planta –donde está su oficina y las de otros directores– como política de puertas cerradas.
Dejó que estallara el conflicto
Ayer demostró que es no es capaz de evitar que estalle un conflicto. Más avisado no podía estar del movimiento de protesta del sindicato de trabajadores de la Limpia Pública. No pudo negociar antes sus pagos pendientes y la entrega de prestaciones convenidas, conciliar a tiempo y apagar el descontento laboral.
Se esperó a que salieran a la calle, le tomarán el Palacio Municipal, amagaran con suspender el servicio de recolección de basura y todavía se demoró más de tres horas en llegar a dialogar con los manifestantes, exponiéndolos a la represión que ya había dispuesto el Gobierno del Estado de garrote rápido, con sus granaderos. Contra la pared llegó Hipólito a negociar, con el Palacio Municipal en poder de los sindicalistas. Obligado por la presión, cedió y prometió cumplir las demandas este viernes. A ver si es cierto, pero por lo pronto ya demostró su incompetencia, además de que tampoco hay nadie en su administración capaz de meter orden.
Se vuelve un lastre electoral
En dos meses, la presidencia municipal se ve sin rumbo ni liderazgo, como va será un costo electoral para Morena. No saben gobernar, se les aplica con facilidad la etiqueta. En su descargo, las muchas excusas, las acusaciones de que les dejaron un “desorden” (¿dónde hemos oído ese pretexto?), y que hay intereses que quieren “desestabilizar” su gobierno, o sea, la “teoría del complot”.
El electorado de Xalapa, se sabe, es mayoritariamente antisistema. No se vota a favor del PRI y tampoco el PAN-PRD ha podido capitalizar recientemente la disidencia; desde que compite Morena, a ojos cerrados se ha llevado las elecciones, aun con desconocidos. La elección que viene verificará cual será la tendencia, si hay voto por Morena a pesar del pésimo gobierno de su alcalde Hipólito, o pueden, a pesar de éste, conservar la plaza. De lo que no hay duda es que ya son muchos los que ahora creen que fue un error haber votado por Hipólito Rodríguez y Morena para el gobierno municipal de Xalapa. Y apenas lleva dos meses del periodo de 4 años.
Reprueba coparmex Al gobierno de Yunes
En ninguna encuesta que evalúa su gobierno sale bien Miguel Ángel Yunes Linares. Ayer le cayó la más reciente de la Coparmex. El presidente de esa agrupación en Xalapa, Luis Sánchez, difundió los resultados de la reciente consulta de opinión a empresarios del estado. En la consulta “#marcaje a mi gobierno” para elaborar un indicador al cumplimiento de sus tareas, el gobierno de Yunes obtuvo 38.9% de aprobación, uno de los más bajos.
Como cualquiera atento a los problemas de Veracruz, los empresarios observan mal desempeño la seguridad pública, la educación, combate a la pobreza y a la corrupción.
Canacintra, no los pelan
Por otro lado, ayer mismo otro grupo de empresarios, estos adheridos a la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacitra) se lamentaron de la indiferencia del Gobierno del Estado. ¡No nos pelan!, declaró el presidente de esa cámara en Xalapa, Juan Manuel García González, los ignoran tanto el Poder Ejecutivo como el Legislativo, ni los ven ni los oyen.
Contrasta este trato con el que se observa con las empresas foráneas, beneficiarias de los contratos para adquisiciones, servicios y obra pública; esto además de la falta de pagos y de reconocimiento de adeudos al sector empresarial de Veracruz.
Tribunal Yúnete
La justicia ciega del Tribunal Electoral del Estado, alineada por la derecha con el grupo en el poder, construye su descrédito. En su sesión de ayer, desvincularon a sus jefes de la distribución propagandística de la ayuda Yúnete operada por funcionarios del Gobierno del Estado a población afectada por el terremoto del pasado 5 de septiembre.
Pese a las evidencias del encargo –el entonces titular del organismo estatal del agua en Coatzacoalcos expresamente dice actuar por instrucciones del gobernador–, los colores de los emblemas usados, el nombre alusivo de familia y la participación acreditada de servidores públicos en vehículos oficiales, el Tribunal Electoral del Estado integrado por los magistrados Roberto Sigala Aguilar, José Oliveros Ruiz y Javier Hernández Hernández, declaró inexistentes las violaciones denunciadas por los partidos Morena y el PRI. El nuevo Tribunal Electoral es otro caso más de gatopardismo, cambió para seguir igual; sin autonomía y con una subordinación sin disimulo.