Asuntos Públicos – Empobrece a Veracruz

Eduardo Coronel Chiu

Empobrece a Veracruz

Otro indicador oficial refuta la visión auto complaciente del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares; esta vez, una de las modalidades de medición de la pobreza que elabora el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval), el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) muestra el incremento del deterioro de los ingresos laborales al tercer trimestre julio-septiembre de 2017.
De acuerdo con los datos del Coneval, con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, Veracruz está entre los estados que aumentaron su porcentaje de población que recibe ingresos laborales por debajo de la línea de bienestar mínimo, en contraste con otras entidades como Guanajuato, Jalisco y Sinaloa que registraron mejoría.
Veracruz ocupa el cuarto lugar de mayor población que padece esta insuficiencia de ingresos, pasó del 52.7% en 2016 a 56.65 % en 2017. Si bien una variable es el aumento en los precios de la canasta básica, se observa también que no hay en Veracruz una política efectiva que contenga el deterioro de los ingresos laborales. Van con la inercia a la baja, nada que presumir.
Precandidatos
El calendario de los procesos electorales federal y de los estados presiona a las élites de los partidos a decidir sus candidatos y a asumir el costo que provoquen, sean negociaciones de operación cicatriz y escisiones o desbandadas.
El proceso federal que inició primero establece que antes del 14 de este mes queden definidas las coaliciones y precandidaturas a la Presidencia de la República. Ayer el PRI formalizó su tradicional rito y le otorgó a José Antonio Meade el registro interno como precandidato único.
Por Morena no hay duda en que su candidato será Andrés Manuel López Obrador, quien por cierto desbarró el fin de semana con una oferta de gobierno –amnistía a la delincuencia como fórmula de pacificación–, tema que ya le genera duras críticas y que pegará a su popularidad, por ofrecer perdón legal para asesinos, secuestradores y envenenadores de la salud pública. Es su versión del pacto con la otra mafia.
Todavía hay alguna incertidumbre en la concreción del “Frente” como Coalición Electoral. Están atrapados en la contradicción de querer mostrarse como si fuesen una opción ciudadana pero dominada por los intereses y cuotas de poder de los partidos participantes. Es claro que no habrá método abierto de selección del candidato y será muy difícil que el dirigente del PAN, Ricardo Anaya, se contenga y no se imponga como candidato; y por otro lado, el PRD, sujeto a pugnas internas que rechazan el entreguismo a Anaya, tendrá que resolver si se somete o presenta candidato propio. Pero de que Anaya va, sea únicamente por el PAN o por el Frente, no queda duda. Es el mejor candidato para dividir al PAN.
Locales
Pese a que las convocatorias de los partidos políticos para seleccionar sus candidatos a gobernador van detrás de las federales –se publicarán en la segunda quincena de diciembre–, los aspirantes en la distintas fuerzas están ya muy vistos.
Con todo y que a observadores externos no obnubilados por la ambición de ellos, el junior Miguel Ángel Yunes Márquez se considera una pieza vulnerable en la estrategia de Miguel Ángel Yunes, todo indica que en el PAN y su satélite PRD se embarcarán hasta la ignominia y debacle con el orgullo de su nepotismo.
En Morena no hay lugar para otro que no sea quien decida López Obrador y por lo que se ve le volvió a dar la bendición a Cuitláhuac García, perdedor al tercer lugar en la elección previa de gobernador en 2016. La versión local del “Necio” a una escala mucho menor, su perfil no es de Morena sino gris, garantiza el estancamiento de sus expectativas de triunfo.
Por otro lado, en el PRI, crecido no tanto por la corriente local que es bastante aguada, sino por la perspectiva de concurrir con la elección federal y beneficiarse de los apoyos nacionales, recibir el jalón de Meade, estaría por resolverse la identidad del candidato. Se tiene la percepción de que la candidatura de Meade a la Presidencia de la República allanó el camino en Veracruz al senador Pepe Yunes, debido a su cercanía y proyecto político común. Sin embargo, el senador aún maneja la ambigüedad de que podría incorporarse a la campaña presidencial o competir por la gubernatura –se la sigue guardando hasta que no haya decisión plena de su situación. Esta espera y duda quizá explique la tímida forma escogida para rendir su informe anual de actividades como senador, sin concentraciones ni escenografía con las fuerzas vivas, sino en video transmitido por internet y redes sociales el 7 de diciembre; o está ahorrando recursos para lanzamiento o como no va, para que le gasta. Pronto se sabrá.
Por otro lado, no se ha bajado de la aspiración el también senador del PRI, Héctor Yunes Landa, derrotado en la pasada elección de gobernador, insiste en repetir la intentona, pero las circunstancias no lo favorecen, salvo que Pepe le ceda de nuevo el lugar. En enero habrá campañas internas, ya todos destapados.