Asuntos Públicos – Foro Boca, dispendio y sobrecosto

Eduardo Coronel Chiu

Foro Boca, dispendio y sobrecosto

Para muestra un botón. Como un tapabocas al supuesto orden en el manejo financiero y una clara exhibición de su inclinación al derroche del gasto público, llegó para Miguel Ángel Yunes Márquez el informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), correspondiente a la tercera entrega de la fiscalización de 2016.
El citado informe refiere que Miguel Ángel Yunes Márquez, en su actuación como presidente municipal de Boca del Río, disparó el costo de construcción de la sala de conciertos “Foro Boca” en 248.9% al proyecto original. De un presupuesto de 130 millones de pesos, se elevó a 323 millones 535 mil pesos –y no era cifra final, sino la verificada a la fecha de la revisión en octubre de 2017.
Pese a que la ASF no determinó daño patrimonial, sí dejó establecido con tres observaciones y recomendaciones que la administración de Yunes Márquez se excedió en el costo sin que se haya acreditado la modificación de la evaluación socioeconómica del proyecto de inversión conforme la normativa aplicable –la observación persiste, concluye la ASF–; además, otras dos observaciones puntualizan complacencia con sus contratistas; los contratos modificatorios de plazos de ejecución por suspensión o demora no se formalizaron, de igual manera que los que modificaron los alcances y monto del contrato por las cantidades adiciones y conceptos no previstos en el catálogo original, incumplió con la normativa aplicable.
Sus pretensiones de alta cultura en la edificación caprichosa de una sala de conciertos para 900 personas dilapidaron fondos federales, en detrimento de su aplicación a otras necesidades sociales más prioritarias; además de que la ubicación a la orilla del Bulevar presenta otros riesgos advertidos en los estudios ambientales, como es la erosión a que está expuesto el inmueble por la proximidad al mar.
De los fondos del Moche
Obtuvo Yunes Márquez los recursos federales no porque sepa “como bajar fondos federales”, como cualquier servidor público; los fondos que dispuso, llámense Contiver, Prodere o Fortafin, son los fondos del moche, como se les conoce a los asignados de modo especial a municipios, resultan de los chantajes anuales de la oposición al Gobierno Federal para aprobar el Presupuesto de Egresos. Si los recibió Yunes Márquez fue debido a la influencia paterna sobre la bancada legislativa del PAN.
Aunque la ASF no profundiza en la valuación de la obra, no se descartaría que los excesos del gasto le hayan retribuido al hoy candidato del PAN a gobernador beneficios personales al cochinito.
Por lo pronto Yunes Márquez quedó exhibido de derrochador con los recursos y carente de capacidad de control administrativo para obras públicas.
El gobernador sigue en campaña para su hijo
Sin importarle las reglas de equidad en el proceso electoral, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sigue en abierta promoción de las “acciones” de su gobierno con los mensajes implícitos de propaganda de que merecen prorrogarse en “su cambio”. Ayer que inauguró el revestimiento de la autopista Xalapa-Coatepec desplegó un reparto masivo de propaganda utilitaria, camisetas, gorras y llaveros con la leyenda “Mira que cambio”. Esto aparte de las despensas que no dejan de distribuir en el programa Veracruz comienza contigo, ahora acompañada de su monedero “Mi Chedraui” para bonificar en compras hasta $25. Mientras tanto los partidos de oposición, enfrascados en alusiones puramente verbales, no actúan en materia de quejas y denuncias.
Anaya, de capa caída
Mientras la revista inglesa The Economist en su edición de la semana pasada lo consideró la joven esperanza de México, y lo ubica como la alternativa a López Obrador, otro diario británico, Financial Times, en un artículo ayer difundido sostiene que la campaña de Ricardo Anaya se desplomó esta semana. El artículo de su corresponsal con el título “Las elecciones en México: corrupción y confusión”, argumenta el desplome no sólo por la ridiculización de que es objeto en redes sociales (¡otra vez!) al tratar de arrancar un vehículo sin poder hacerlo, sino por la visibilidad que tuvo la acusación que pesa en su contra por lavado de dinero en un bien controlado por él y su suegro.
En ese tema, ayer Anaya acudió a la PGR; pero no en respuesta a la invitación que le hizo la PGR, que investiga a partir de los testimonios de un par de empresarios que dicen haber participado en el negocio que habría dejado al candidato del PAN un beneficio indebido de 44 millones de pesos.
Acompañado de sus tutores, Diego Fernández de Cevallos y Santiago Creel, fue a entregar un papel y a montar un pequeño mitin en el rol de perseguido. Por su parte, el encargado de la Procuraduría, Alberto Elías Beltrán, relató que Anaya se negó a rendir su declaración ministerial. El tema seguirá creciendo, Anaya quedó herido.