Asuntos Públicos – La camarilla de plurinominales

Eduardo Coronel Chiu

La camarilla de plurinominales

La carga onerosa de los políticos que han encontrado la fórmula para vivir del presupuesto público tiene una de sus más claras expresiones en los legisladores plurinominales o de representación proporcional.
Este principio de elección de legisladores –coexistente con los electos por votación directa mayoritaria–, aunque tiene alguna justificación en el modelo democrático conceder representación legislativa a las corrientes que no tienen capacidad para ganar por mayoría y darle al sistema electoral un tono plural, en el país y el estado han sido, como otras tantas prácticas, distorsionadas, viciadas y corrompidas.
En la actualidad del sistema, las postulaciones plurinominales son, como es sabido, la vía por la que las camarillas que controlan los partidos políticos se apropian de los lugares seguros para acceder sin ser electos directamente, sin riesgo de competencia, al Congreso de la Unión o a las legislaturas de los estados (incluso a las regidurías de los ayuntamientos).
No es nueva la molestia ciudadana por el exceso de legisladores plurinominales y hasta ha habido varias propuestas de reformas constitucionales para reducir su número, pero como atenta contra los intereses de las camarillas partidistas ninguna ha prosperado.
En el Congreso de la Unión, de 500 diputados, el 40%, es decir, 200, son plurinominales y en el Senado el 25%, 32 de 128 entran por listas de partidos; pero en esta cámara acreditan otros 32 que no ganaron la mayoría en la elección. En el Congreso del Estado, de 50 diputados que lo integran, 20 son electos sin ganar una elección, el 40%, entra como plurinominales. Y todos cobran como si representaran a los ciudadanos, cuando en realidad representan a los partidos políticos, más exacto es decir que representa a las camarillas que dominan los partidos.
La reelección legislativa, en favor de las camarillas
La reelección de legisladores, incluidos los plurinominales, pactada y aprobada en la reforma electoral de febrero de 2014, contribuye a reforzar a las camarillas partidistas, a la prolongación de los mismos –hasta por 12 años–, a que la cola no avance, y se obstruya la rotación de las élites.
Los que van de salida en el Congreso de la Unión –lástima– no alcanzaron el beneficio de la elección consecutiva, que aplicará a partir de los diputados y senadores que van a ser electos en julio de 2018. Los que mantendrán hueso legislativo tendrán que hacerle a lo tradicional, practicar el columpio y trapecio para cambiar de cámara.
En cambio, los diputados locales de Veracruz ya pueden ser reelectos ¡y muchos de ellos, ya se sabe, no la van a dejar pasar!
Reabre descontento
Los recientes procesos de selección interna de candidatos plurinominales exhibieron de nuevo los favoritismos, aunque en cierto modo se trate de una pugna por los privilegios. El PAN nacional aprobó con inconformidades su selecta lista con los cuates de Ricardo Anaya, su pago de acuerdos al perredista Miguel Mancera y al ex gobernador de Puebla, que le dejaron cancha libre para su candidatura, así como la muy comentada y criticada asignación como tercera de la lista para Indira Rosales, la favorita del gobernador Miguel Ángel Yunes. En Morena, pese que no tuvo protestas internas, AMLO es absoluto, no fueron bien vistas sus candidaturas para ex priistas, ex panistas y la emblemática para el ex líder del sindicato minero Napoleón Gómez Urrutia, exiliado en Canadá desde hace varios años, tras ser acusado penalmente por el Gobierno Federal por desvíos en fondos de trabajadores. Por cierto, tanto Miguel Mancera como Napoleón Gómez Urrutia podrían caerse, no por sus padrinos que los pusieron en las listas, sino por incumplimiento de requisitos constitucionales de elegibilidad. Dante Delgado va de nuevo como candidato plurinominal al Senado por el partido de su propiedad, MC, como es dueño, tampoco tiene protesta interna. El PRI está por confirmar a sus candidatos plurinominales, como todos los demás, reservados a las cuotas y cuates.
El PAN de Veracruz
La lista de candidatos plurinominales del PAN al Congreso del Estado ayer divulgada confirma el mismo modelo de camarilla de beneficiados. Figuran el actual diputado federal Enrique Cambranis, otro de su grupo, Omar Miranda, además de Sergio El Bailador Hernández (actual diputado local plurinominal), del grupo del dirigente estatal José de Jesús Mancha, cuya esposa Monserrat Ortega va también en la lista en el lugar cuatro. Buen negocio familiar.