Presume Trump éxitos en su viaje por Asia y se acredita ajustes globales en política exterior

WASHINGTON (apro).-

El presidente estadunidense Donald Trump proclamó al resultado de su viaje de 12 días por países asiáticos como uno de los más exitosos en la historia de su país, y a la par se acreditó cambios en la política exterior internacional de varias regiones del planeta.

“Nuestro país es optimista sobre el futuro y nuestro papel en el mundo”, presumió Trump durante su mensaje en la Casa Blanca.

 Enseguida hizo un recuento de los cambios en varias regiones del mundo desde que él asumió el poder el 20 de enero de este año.

Trump comenzó diciendo que a las naciones árabes las convenció de unirse a su campaña para combatir al terrorismo internacional, enfocada en este momento en el Estado Islámico (EI).

“Le estamos asestando golpe tras golpe y derrota tras derrota”, aseguró el mandatario estadunidense.

También contó que después de que hiciera reclamos a los países europeos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), durante una visita que realizó hace unos meses a Bruselas, Bélgica, en estos momentos las naciones que debían dinero de sus contribuciones a este bloque de defensa transatlántica están cubriendo sus adeudos.

“Miles y miles de millones de dólares están llegando a las arcas. La OTAN está muy feliz con Donald Trump”, se vanaglorió el presidente.

En paralelo, sostuvo que por su gobierno ahora el conflicto entre Israel y Palestina se encamina a una solución, aunque no explicó cómo se dará ésta.

Se adjudicó también la presunta unidad entre la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para contener las ambiciones y programas de desarrollo de armas nucleares por parte del régimen de Corea del Norte.

Para fortuna de las naciones americanas y africanas, Trump excluyó de sus presuntos aciertos al hemisferio occidental y africano.

“Dejé muy en claro que Estados Unidos está aquí para competir y defender nuestros valores y seguridad nacional”, acotó.

Específicamente sobre su viaje de 12 días por Asia, durante los cuales visitó Japón, Corea del Sur, China y Vietnam, el presidente de Estados Unidos presumió los presuntos avances que alcanzó en la agenda de intereses, económicos, empresariales y comerciales de su país.

Con Japón, aseguró que amarró acuerdos de inversión que generarían más de 17 mil empleos y 8 mil millones de dólares a empresas de Estados Unidos.

“En Corea del Sur hablé la verdad sobre los planes diabólicos de Corea del Norte”, enfatizó.

Respecto de su visita a China, Trump apuntó que el presidente de ese país, Xi Jinping, se comprometió a imponer sanciones económicas a Corea del Norte y a cumplir con los mandatos del Consejo de Seguridad de la ONU para la desnuclearización de la península coreana.

“El tiempo se está acabando y todas las opciones están sobre la mesa”, insistió Trump en referencia a las advertencias que ha lanzado a Corea del Norte para que detenga sus ambiciones nucleares.

De su participación en la APEC, y como si fuera el líder de las 21 naciones que integran a esa asociación intercontinental, Trump dijo que definió los parámetros para las nuevas reglas de comercio que se deben ajustar a los intereses estadunidenses.

“Nuestro mensaje tuvo resonancia y los 21 países de la APEC reconocieron la necesidad de tener acuerdos de comercio justos a nivel bilateral, en lugar de compromisos que afectan a las economías e incrementan el déficit. También reconocieron la urgencia de reformar a la Organización Mundial de Comercio”, remató Trump.