Asuntos Públicos – Ingresos federales al primer trimestre, baja real

Eduardo Coronel Chiu

No han tenido un buen arranque en primer trimestre del año las finanzas de los estados. De acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el análisis del Centro de Estudios de Finanzas Públicas CEFP de la Cámara de Diputados, en este periodo la mayoría de los estados (29) –incluido Veracruz–, en términos reales cayeron en las asignaciones globales del gasto federalizado, comparado con lo que recibieron el año anterior.
Aunque nominalmente la cantidad recibida es un poco mayor, en 347 millones –descontando la inflación el resultado es negativo en 3.8%. Con excepción de 3 entidades que crecieron ligeramente (Guanajuato 4.4, Hidalgo 3.6, Oaxaca 2.8), el resto disminuyó sus ingresos de origen federal. La situación es para preocupar a las administraciones estatales y los municipios, sabido que sus recaudaciones propias son reducidas y se financian en poco más del 90 % con lo que reciben del Gobierno Federal por concepto de participaciones, aportaciones, convenios y otros fondos.
El comportamiento de las asignaciones a los estados al primer trimestre sigue una pauta general en las reducciones y reflejan un cambio en la nueva política para repartir los fondos federales; por un lado, se mantienen las reglas establecidas en la Ley para la coordinación fiscal que rige la distribución de los ingresos por participaciones (ramo 28) y las relativas a las llamadas aportaciones (ramo 33), pero por el otro, cierran la llave a la discrecionalidad con que anteriormente se manejaron algunos fondos como las Provisiones salariales y económicas (ramo 23, denominado fondo del moche), los convenios de Descentralización y Para la Protección Social en Salud, donde ya se observa la centralización de los recursos; el Gobierno Federal se queda con ellos.
Veracruz, datos contradictorios
Según las cifras de Hacienda y el estudio citado del CEFP, Veracruz recibió un total de 28 mil 839 millones de pesos, apenas 248. 6 millones más que el año previo, lo que significa un decremento de 3.1% en términos reales. Si bien aumentaron las participaciones en 6.9% y las aportaciones 2.1%, se desplomó el gasto de provisiones salariales (ramo 23 o fondo de moches) en -65.2%; los convenios de descentralización en -59%; y para la Protección social en salud en -6.7%.
Algún error o criterio distinto de acomodar los datos debe haber, el caso es que en el primer informe trimestral del gasto público elaborado por la Sefiplan la interpretación difiere. Pese a que coinciden en la cifra del monto acumulado en el periodo por 29 mil 840 millones; para los locales hubo un aumento de 2 mil 981.4 millones de pesos en las asignaciones federales; resulta una diferencia de 2 mil 732 millones de pesos, de ahí que destaquen un incremento nominal de 11.1 %. A ver si alguien lo aclara.
Lo cierto es que las reglas para la asignación de recursos federales cambiaron, y hasta ahora no se ven los estados beneficiados con recursos extras discrecionales, incluso Tabasco, el estado favorito de AMLO, resultó tablas al primer trimestre.
Contra reforma educativa
Ya no será necesario que invoquen en la Secretaría de Educación Pública el caprichoso memorándum presidencial para suspender las evaluaciones legalmente obligatorias a los maestros; a partir de hoy entra en vigor la reforma a la Constitución en materia educativa de AMLO a la reforma de Peña Nieto. Culminan el presidente y su partido Morena su prolongada oposición a condicionar la permanencia de los maestros a la evaluación de conocimientos y aptitudes y la sanción del despido a los que no dieran el ancho. No más evaluaciones punitivas, referían sus consignas; igualmente desaparece el Instituto Autómomo para la Evaluación Educativa, regresando la posibilidad de evaluación, si las hay, a la Secretaría de Educación. Derogadas las principales tirrias, van ahora por la legislación secundaria, entre ésta la que regulará el servicio profesional docente, temas que anticipan la persistencia de los conflictos. Por cierto que los ultras de la oposición a la reforma de Peña, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), tampoco quedaron conformes con la reforma de AMLO y se preparan para seguir su lucha.
Hay un otro marco general para la educación, pero no claridad, certidumbre ni confianza en lo que resultará; si habrá beneficios para el sistema de educación pública del país, y sobre todo para la calidad de la educación que reciban las generaciones en formación y las subsecuentes. Tampoco en qué pasará con los vicios del tráfico de plazas y el sindicalismo magisterial, mientras tanto la famosa maestra Elba Esther Gordillo se apresta para retomar el mando en el SNTE.
Como en otras problemáticas nacionales, en materia de educación pública no hay proyecto que convenza y unifique al país. Condenados al voluntarismo populachero de AMLO, ahí se va.