Asuntos Públicos – Nepotismo, costo político de la desfachatez

Eduardo Coronel Chiu

Es natural y hasta de orden biológico que los humanos actúen para beneficiar a su familia, el núcleo primitivo de supervivencia en grupo; pero el Estado democrático, que iguala a las personas en sus derechos y obliga a la rendición de cuentas por el uso de los recursos de la colectividad, ha creado instituciones y normas para impedir que los servidores públicos tomen ventaja en favor de sus familiares. Este principio de prohibición del conflicto de interés, vigente en la legislación de responsabilidad administrativa –federal y estatal– debe hacerse efectivo en Veracruz, hoy exhibido en varias dependencias del Gobierno del Estado.
Destapada la práctica del nepotismo de los actuales funcionarios, como forma corrupta de beneficiar con nombramientos en el servicio público a familiares, urge se rectifique en los casos que prevalezca y una investigación que depure y dé certeza de que la nueva administración no incurre en burdas violaciones legales para repartir los puestos públicos como botín familiar.
No le ayudaron al gobernador Cuitláhuac García sus colaboradores que abusando de la confianza, utilizaron su cargo para acomodar a sus familiares, como tampoco le sirvieron los que tenían la responsabilidad de vigilar el cumplimiento de las normas sobre el conflicto de interés para evitar el nepotismo. Pero será mayor el costo político del descrédito de no corregirlo ahora que ha trascendido.
Las ramas familiares
En la Secretaría del Trabajo. El caso más escandaloso y que abrió la compuerta, el de la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Guadalupe Argüelles Lozano, exhibida por haber nombrado a su hija Quetzali Cárdenas Argüelles como jefa del Departamento Jurídico y de Amparos en su dependencia, obligó al gobernador a intentar aclarar que dicho nombramiento no se había consumado, que solo alcanzó el grado de tentativa, ya que le advirtieron “a tiempo” que no debía hacerlo.
Contra la versión de la tentativa, ayer circularon fichas de vigencia de derechos en el IMSS, donde aparece activa la mentada Quetzali Cárdenas y como patrón el Gobierno del Estado, situación que tendría que aclararse en caso de que se le hubiera nombrado en otro puesto del Poder Ejecutivo.
Pese a que tan solo la voluntad de nombramiento de la señora Argüelles y la presentación formal como funcionaria de su hija al personal, como se escucha en el audio difundido del evento, era motivo para considerar destituirla, el expediente de nepotismo familiar es más extenso. También se le atribuyen a la secretaria del Trabajo los nombramientos de su tío Nahum Argüelles Lozano como asesor, su sobrino Adair Aguirre Calte en el área administrativa y su yerno Jonathan Martínez Zamora en la Unidad de Transparencia, todos en la Secretaría del Trabajo… familiar. De todos ellos circularon las fichas del IMSS, vigentes con el Gobierno del Estado como patrón.
En Salud, se ha señalado al secretario del ramo, Roberto Ramos Alor, igualmente de nepotismo, aunque ayer lo negó se le cuelga haber nombrado a sus sobrinos Marco Antonio Saviñon Ramos y Simón Roberto Saviñon Ramos, al primero director de Sanidad Internacional y al segundo subdirector de la Jurisdicción Sanitaria con sede en Coatzacoalcos.
En la Secretaría de Educación, de la que es titular Zenyazen Escobar García, el nepotista es el coordinador de delegaciones, Adrián Mota Montoya. Sus sobrinas Arantxa Evelyn Mota Rodríguez y Claudia Lizbeth Mota Rodríguez fueron nombradas por su influencia en la delegación regional de Veracruz como Enlace Institucional y Enlace Administrativo, respectivamente. ¿Se ocupará Zenyazen de enmendar el abuso consumado o esperará a que crezca el tema y deba hacerse cargo el gobernador del control de daños?
Morena y Andrés Manuel López Obrador, como Cuitláhuac García en Veracruz, alcanzaron el poder criticando la corrupción de los gobiernos y partidos que desplazaron, no pueden permitirse que los oportunistas que se les infiltraron los hagan quedar mal con las promesas electorales y las nuevas políticas de honestidad y no corrupción. La exhibición del nepotismo en el Gobierno del Estado se hizo ya asunto mediático, la caza y balconeo de los nombrados indebidamente y sus influyentes “tíos” está en las redes y demás medios, si hay sentido político de sus consecuencias para el nuevo grupo gobernante, sabrán que es la hora de atajarlo y poner orden en casa.
Morenos en la burla
Explotaron en redes y demás medios de comunicación, incluso en la capital del país, dos desafortunadas comunicaciones de actores del partido Morena que provocaron la burla. Una por ignorancia cultural extrema, el cartel del Congreso del Estado que equivocó el nombre propio y la nacionalidad del fallecido escritor colombiano Gabriel García Márquez, galardonado con el premio Nobel de Literatura en 1982; imperdonable llamarle “Francisco” y adjudicarle que era mexicano. La parodia a la escasa cultura de los legisladores de Morena y sus comunicadores reescribe las primera líneas de Cien años de soledad, la novela cumbre de García Márquez: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevo a conocer el Nevado de Toluca”, la cita se atribuye apócrifamente a la mancuerna literaria Pozos-Martínez Cazarín.
El Delegado Estatal de Programas Sociales para el Desarrollo del Gobierno Federal, Manuel Huerta, no se quedó atrás, armó una frase del día, evocativa de la película Roma, para justificar el cambio en la forma de los apoyos para el cuidado de menores, ahora de entrega del dinero directo a madres trabajadoras, 800 pesos al mes, en vez de pagarlos a las estancias o guarderías, remató con que las “Yalitzas funcionan”, ahí tienen a Cuarón, lo cuidó una muchacha (no dijo chacha) y hasta se ganó un Oscar.