Asuntos Públicos – Seguridad Pública, toma negocio en marcha

Eduardo Coronel Chiu

Las contrataciones de proveedores y servicios para seguridad pública en Veracruz van viento en popa. Todavía no se disipa la presunción del negocio en la adquisición de las 160 patrullas a un sobreprecio de 208 millones de pesos, entre compradas y arrendadas, cuando ya se encuentran más operaciones sin concurso, adjudicadas directamente por cuantiosas sumas.
En la página de transparencia de seguridad pública, actualizada al primer trimestre del año, aparecen registros de 33 contratos “abiertos” otorgados discrecionalmente, por un monto cercano de hasta mil millones de pesos. Entre los favorecidos, algunos son recién incorporados al padrón de proveedores, pero muchos de ellos eran también proveedores o prestadores de servicios de la anterior administración. Es decir, los actuales jefes y administrativos de seguridad pública se arreglaron con los que estaban, tomaron el negocio del contratismo en marcha.
Reciclan contratistas
Por ejemplo, recontrataron sin concurso a la empresa Ibero Azteca 2000, la prestadora del servicio de expedición de licencias para conducir vehículos para la dirección de Tránsito del Estado, la que incorporó el gobierno de Yunes en los últimos meses de su administración, cuando se pelearon con la empresa Cosmocolor. Por los meses de octubre a diciembre la anterior administración suscribió un contrato de hasta 50 millones de pesos; los recién llegados acogieron y otorgaron un nuevo contrato a Ibero Azteca 2000 por los mismos conceptos, la expedición de licencias, pero con un monto mayor de hasta por 146 millones de pesos con vencimiento a diciembre de 2019. Igualmente, recontrataron sin concurso a los proveedores de alimentos e insumos para los reclusorios. Fueron proveedores de Yunes y Téllez Marié, tanto Comercializadora Ixtla, como La Cosmopolitana; la nueva administración de Seguridad Pública les otorgó ahora, sin concurso obviamente, a la primera dos contratos hasta por 70 millones de pesos en agua y tortillas y a la segunda, el más jugoso, de hasta 190 millones de pesos. Repiten también empresas de suministro de gasolina, como Centro Gasolinero Ánimas, con 78 millones de pesos, Grupo Ferche con 51 millones y Servicios Profesionales GGA con 10.5 millones de pesos. En los talleres para mantenimiento y reparación vehicular con asignaciones promedio de hasta 7 millones de pesos cada una, hay una mezcla de anteriores y nuevos, algunos con giros raros para ser talleres mecánicos; como es el caso de la Arrendadora y Pavimentos Técnicos SA de CV, Inmobiliaria Kafer SA de CV, El Ebariye Comercializadora SA de CV, y la Comercializadora Semideg, SA de CV, contratadas para proporcionar mantenimiento correctivo y preventivo a vehículos de Seguridad Pública.
En sistemas de cómputo y telecomunicaciones, reciclan a las empresas Uninet y Axtel (con precios y contratos ocultos), pero incorporan a Informática UG con un monto de hasta 54 millones de pesos.
La 4T también está de acuerdo
Llama la atención el contrato otorgado directamente a la empresa Tiendas Chedraui SA de CV, identificado con el número SSP-UA -002/19, suscrito el pasado 2 de marzo con el Subgerente Comercial y de Ventas Especiales Rodolfo Servín Baizabal, por un monto mínimo de 50 millones y máximo de hasta 220 millones de pesos. Como si hubiera ganado las elecciones el PAN y el hijo de Yunes Linares. Para adjudicar directamente ese cuantioso contrato no hubo la menor consideración de que ese grupo empresarial participó activamente el año pasado en las elecciones para gobernador en contra de Morena y Cuitláhuac García. Parecen haber olvidado los de la actual administración el tema de las tarjetas de descuento “Mi Chedraui”, que distribuyó el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes en medio del proceso electoral a la clientela cautiva del programa social “Veracruz Comienza Contigo”. Tampoco hubo memoria del posicionamiento abierto de Antonio Chedraui, el principal accionista de la empresa, en favor del candidato del PAN-PRD-MC, Miguel Ángel Yunes Márquez, a quien valoró como el que “les brindaba toda la confianza para impulsar el desarrollo de Veracruz”, por encima del actual gobernador Cuitláhuac García.
Reciclan administrativos… del PRI
Todas las operaciones de adjudicación directa y los contratos fueron celebrados por el Jefe de la Unidad Administrativa de la Secretaría de Seguridad Pública, Ulises Rodríguez Landa, nombrado formalmente por el titular Hugo Gutiérrez Maldonado. Ulises, un contratista de obras públicas, beneficiado en los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte, ocupó también cargos de manejo de dinero en el PRI, fue secretario de Finanzas y Administración en el tiempo que lo presidió Alfredo Ferrari Saavedra y con este pasó en 2016, bajo el gobierno de Duarte, a la Secretaría de Desarrollo Social. Ulises, aunque protegido en algún tiempo del viejo político Carlos Brito Gómez, reaparece del lado de Morena en la pasada elección, se hizo visible cuando se detectó que el entonces candidato de Morena a gobernador Cuitláhuac García uso para transportarse a uno de los debates una camioneta de su propiedad. Es muy comentada su alianza con Eleazar Guerrero Pérez, su actual jefe político. También de raíces priistas, Eleazar, además de trayectoria en seguridad pública con la mafia del poder, ocupa sin embargo el cargo actual de Subsecretario de Finanzas y Administración en la Sefiplan. Se le acredita como mayor mérito el presunto parentesco con el gobernador Cuitláhuac García, dicen que son primos. Sea o no cierto, su recomendado y presunto buscador, Ulises Rodríguez, dispone libremente de los recursos públicos en la Secretaría de Seguridad Pública. No solo fueron las patrullas adquiridas con sobreprecio, que siguen dando de qué hablar. En el primer trimestre ya adjudicaron directamente contratos por casi mil millones de pesos, están a cargo del negocio.