Asuntos Públicos – Yunes y las farmacéuticas vetadas por AMLO

Eduardo Coronel Chiu

La conferencia mañanera de ayer del presidente Andrés Manuel López Obrador rebotó hasta Veracruz, directamente a la gestión del ex gobernador Miguel Ángel Yunes en el ramo de salud, por las compras bajo sospecha de corrupción y tráfico de influencia de medicamentos y materiales de curación.
Sacó a colación AMLO, como un caso de corrupción e inmoralidad, la concentración del 62.4% de los contratos de adquisiciones del sector salud federal en tres empresas: Grupo Fármacos Especializados, Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico y Maypo, que tan solo en 2018 vendieron al ISSSTE y al IMSS un total de 34 mil 280 millones de pesos; y como lo precisó, sin incluir lo adquirido por la Secretaría de Salud y los gobiernos locales. Además explicó que instruyó a la Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda que se les impida la participación en licitaciones o adjudicaciones directas a estas empresas hasta saber si hubo en estas operaciones corrupción y tráfico de influencia.
Aunque no era desconocido el acaparamiento del mercado, lo nuevo es la decisión del nuevo gobierno de romper los viejos arreglos y examinar la probable corrupción para favorecer a las mencionadas empresas.
Con FESA desde el ISSSTE
La primera de ellas, Fármacos Especializados (FESA), propiedad de Francisco Pérez Fayad, tiene ligas con Miguel Ángel Yunes desde que este fungió como director del ISSSTE en el gobierno de Felipe Calderón. Como denunció en su momento, en su administración Yunes otorgó a FESA un contrato multianual (de 2009 a 2012) para suministro de medicamentos y materiales de curación por 3 mil 220 millones, entonces el de mayor cuantía por ese concepto celebrado por el Gobierno Federal, que además derivó en un desabasto sin precedentes en las historia del ISSSTE.
También en Veracruz
En el bienio 2016-2018 de Miguel Ángel Yunes se identifican varias operaciones de FESA con la Secretaría de Salud por más de 221 millones de pesos, aunque no se tiene una revisión exhaustiva. No es casual que en esa dependencia despacharan el ex secretario Irán Villa Suarez, pero sobre todo el administrativo Miguel Ángel García Ramírez, ambos con las mañas del contratismo turbio que habían mostrado en el ISSSTE.
En el ejercicio 2017, por medio de los servicios de salud (Sesver) en la licitación pública LPI-1003T00000-0001-17, asignaron a FESA diversas partidas para la adquisición de medicamentos de alta especialidad para los hospitales hasta por un monto de 115 millones 918 mil pesos. En la misma licitación aparece otra de las empresas acaparadoras vetadas por AMLO, Farmacéuticos Maypo, aunque aquí con pocas partidas, por un monto de hasta 19,5 millones de pesos.
Esta licitación además resultó con observaciones del Orfis en la revisión de la Cuenta Pública de 2017. En la observación FP-088/2017/055ADM, Fármacos especializados aparece dentro de un grupo de 12 operaciones irregulares de compras; de ellas se indica que el organismo no les proporcionó los expedientes integrados y por tanto carecen de información suficiente para examinarlas, tales como facturas, cuentas por liquidar, entrega de los bienes y pago.
En el ejercicio 2018, aun no fiscalizado, hay por lo menos otra operación del Sector Salud con FESA. Recibió el contrato abierto hasta por 106 millones de pesos en la licitación Pública LPN-103T00000-015-18 para la adquisición de Medicamento y material de curación para las unidades médicas de servicios de salud.
Salud, a revisión
La nueva administración estatal del partido Morena, que se ha visto lenta para integrar las irregularidades de sus antecesores, seguramente registrará la alerta y veto instruido por el Presidente de la República y se aplicará a fondo para examinar con lupa la totalidad de los contratos que en el sector salud se adjudicaron a las empresas controladoras del mercado.
A ver cuánto les tarda localizarlas y presentar las denuncias, y no solo exhibirlas en los medios. Es tarea presidencial.