Mucho qué perder

CIUDAD DE MÉXICO
La Selección Mexicana se presenta al fin en el Estadio Azteca durante la era de Gerardo Martino. Será en el partido 15 del “Tata”, duelo de carácter oficial en el que el rival será Panamá dentro de La Liga de Naciones de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf).
Pero eso es lo menos importante de lo más importante. ¿Qué está en juego esta noche de martes? Más que tres puntos. Se juega el que el Tricolor no sea castigado por el grito de “puto” de los aficionados.
Las reglas endurecidas por la FIFA se echaron a andar, y cualquier expresión que se oiga en el estadio estará fiscalizada por gente de la Concacaf y la propia Federación Internacional de Futbol. El castigo será inminente.
¿Qué hizo la FMF para contrarrestar esto? Lanzó una campaña para contener estas reacciones, que a diferencia de la pasada Abrazados por el Futbol, “hace algo fundamental, llamar, citar y nombrar por su nombre al grito que en el pasado censuraba, así, vemos y oímos la palabra puto en los videos y en los copys de las redes sociales”, explica Felipe Reyes, asesor en relaciones publicas y protocolo.
A esto hay que destacar que: “La nueva campaña #FueraDelJuego presenta las sanciones que podrían aplicarse, como la exclusión del Mundial… Será muy importante que el mensaje no sólo se centre en las consecuencias-castigos, pues de ser así, solo será un tema que importe porque impacta en el partido de futbol, no por la inclusión y respeto a los demás”.
Así la estrategia puede ser más impactante si: “1. Se centra en el aspecto humano y no en el mercantil del futbol. 2. Se usa al futbol como estrategia, para que arraigue más allá de los partidos de la Selección Mexicana. 3. Busca las audiencias claves, así como a líderes de opinión que ayuden a difundir y posicionar el mensaje. 4. Continuidad y seguimiento, ya que en el pasado no fue así”.
SANCIONES
Veto. El primer castigo de parte de la FIFA, sería que la Selección Mexicana disputara su siguiente encuentro a puerta cerrada o en una sede alterna.
Puntos. Si se vuelven a producir los actos discriminatorios, el equipo nacional perdería los puntos a disputarse en ese encuentro, o los que tenga en la competencia en que participe.
Expulsión. La reiteración de los gritos provocará que la Selección sea expulsada del torneo o de la eliminatoria en la que esté participando, en este primer caso la Liga de Naciones, que da el pase a Copa Oro y, más adelante, la eliminatoria mundialista.