Orfis, cómplice en adeudo con el SAT

Xalapa, Veracruz
El gobierno de Veracruz debe al SAT 17 mil millones de pesos por incumplimiento de pago de impuestos desde el año 2013, pero el Orfis, encabezado por Lorenzo Antonio Portilla, lo encubrió durante la administración de Javier Duarte.
La semana pasada, el secretario de Finanzas de la actual administración, José Luis Lima Franco, admitió que el Gobierno estatal debe 17 mil millones al Sistema de Administración Tributaria por impuestos retenidos.
El secretario de Finanzas y Planeación (Sefiplan), José Luis Lima Franco, confirmó que la deuda data desde 2013 y que la dependencia con mayor deuda es la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV).
Indicó que el resto son recargos, multas y actualizaciones que el Gobierno del estado debe pagar al SAT.
“La mayoría de los adeudos son de 2013 a 2016 (…) De los 17 mil millones de pesos que traemos del Gobierno del estado, 14 mil millones son de la SEV y los demás son recargos, actualizaciones”.
Sin embargo, en todos estos años, el Orfis encubrió la falta grave que no aparece en ninguna de las revisiones de la cuenta pública.
En la cuenta 2015, dice que la Sefiplan “no proporcionó la información referente a las cuentas por pagar, y que incluyen contribuciones fiscales pendientes de enterar, dichas cuentas presentaron movimientos en el mes de diciembre disminuyendo en $102,526,948.76, sin que haya soporte documental de los pagos”.


La observación FP-015/2015/023 ADM reporta que la secretaría realizó retenciones por impuestos por un monto de 73 millones 216 mil 139 pesos sin que le presentaran evidencias de los pagos realizados.
A pesar de las observaciones, elude señalar alguna irregularidad o falta grave.
Lo mismo sucede en la revisión de la cuenta 2016, en la que el Orfis realiza la observación numero FP-17/2016/015 ADM: “La Secretaría no mostró evidencia de haber realizado el pago del Impuesto sobre la Renta por un monto de 41,173,346.00, lo que podría generar un pasivo contingente, como resultado del fincamiento de créditos fiscales con actualizaciones, multas y recargos.
Como se observa, el monto es mínimo comparado con lo que ahora se sabe adeuda el gobierno estatal, y nuevamente elude señalar falta grave o alguna irregularidad.
En la cuenta 2017 encubre completamente el hecho de que la Sefiplan, ya en el gobierno de Yunes, no reconoce los pasivos.
“Derivado de la política contable a nivel central para el registro y presetación de las cuentas de balance la Secretaría no presenta en su información financiera los movimientos contables y saldos de las cuentas por cobrar por concepto de presupuesto asignado pendiente de ministración, así como de las cuentas por pagar de las contribuciones federales y estatales”.
Como en las otras ocasiones, sólo queda en una mera observación “sujeta a seguimiento”.
El adeudo aparece hasta fines de 2018, ya con la administración de Cuitláhuac García, en el informe trimestral del gasto público, con un pasivo por 10 mil 351 millones mil 953 mil 322 pesos. De acuerdo con la aclaración, este pasivo “atañe a las obligaciones a cargo fundamentadas en eventualidades verdaderas cuya precisión del informe obedece a un hecho posterior, constituido por adeudos a Terceros Institucionales.