Serena, a una victoria

Londres
Serena Williams volvió a jugar a tenis después de ser madre en el verano de 2017 para seguir ganando torneos del ‘Grand Slam’. Esa es su única motivación, sobre todo porque quiere batir el récord de grandes que tiene Margaret Court con 24.
La estadounidense cuenta con 23 y no levanta un trofeo de los considerados ‘majors’ desde hace dos temporadas en Australia. Este jueves está más cerca como mínimo de empatar a la leyenda australiana.
Y es que ha derrotado a Barbora Strycova por 6-1 y 6-2 para plantarse por undécima vez en su carrera en la final de Wimbledon.
Es a más veterana en llegar tan lejos en los cuatro grandes escenarios de la raqueta con 37 años y 291 días, superando la longevidad de Martina Navratilova, que tenía 37 años y 258 días cuando sucumbió ante Conchita Martínez en 1994.
La última víctima de la Williams ha sido una tenista checa que era una novata a estas alturas de competición.