Tuitear o no tuitear, el dilema de las celebridades

CIUDAD DE MÉXICO
Basta con que los famosos suelten un tuit o un comentario en redes sociales para desatar discusiones que pueden ir de los temas más triviales (como el pleito de Aleks Syntek con los reggatoneros) a los más complejos (como la carta de suicidio que dejó Armando Vega Gil).
Para el especialista Ricardo Dávila, las redes sociales han permitido cierta horizontalidad en la comunicación, que conlleva a que las publicaciones de los famosos puedan tener diversos impactos positivos y negativos en la sociedad.
“En las redes, serán cuestionados y criticados según la inmediatez, ideología, necesidad y humor de cada usuario. Evidentemente un buen tuit, del tema que sea, puede ayudar a que una carrera siga despegando, pero uno realmente malo puede hasta sepultarla”, dijo Dávila.
En el caso de Syntek basta recordar cuando decidió contestar a un usuario que se refirió a su música como “música Godínez”. “¿Con qué música crees que alguien se envalentonaría para ir a secuestrarte o violar a una persona: Emmanuel, Syntek o Farruco o Bad Bunny? El problema de la música de ahora es que es de delincuentes, ¡piénsalo!”, tuiteó.
Para el especialista en redes sociales, Hugo Ernesto López Menéndez, los personajes con cierto poder toman las redes con el propósito de sacar beneficio para sus causas.
“A muchos les funciona el tema de la ira, por ejemplo, a los políticos, cuando alguien está cometiendo un error se viraliza, pero para protección, como ahora está el tema de la mujer, es de gran ayuda”.
El cantante español Miguel Bosé también ha recurrido a Twitter para pronunciarse en contra de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.
“Maduro, pedazo de malnacido, sabíamos que eres incompetente, ignorante, farsante, dictador, marioneta, corrupto, narco, cobarde, criminal, pero ahora sabemos que eres el asesino criminal del pueblo venezolano. Que Dios te maldiga y te fulmine. ¡Y pronto!”, escribió, logrando 52 mil 200 retuits y 8 mil 500 interacciones.
Sin embargo, estos debates podrían salirse de control y las personas que están a favor o en contra de las ideologías que pronunció alguna figura pública, podrían desencadenar ataques físicos y en un caso extremo, la muerte.
“La indignación colectiva en redes tiene rato de existir. Recordemos que existieron las denominadas shitstorm que eran básicamente pasar una indignación de lo digital a lo físico y viceversa. El problema con ese tipo de indignación en redes es que no hay una campaña coordinada y clara para manifestarla: cada usuario o usuaria manifiesta lo que piensa y muchos terminan por tener contradicciones o diferencias entre los mismos simpatizantes de alguna campaña”, explicó Ricardo Dávila.
No hay una legislación que regule las actividades de los usuarios en internet, sólo hay ciertos controles y reglas por parte de cada red social, así que sólo queda ser conscientes del contenido que cada quien pública.
Las declaraciones
Aleks Syntek. Además de pelearse con los godínez, ha hecho campaña contra el reggaetón. “Todos pueden cantar lo que quieran, todos pueden perrear lo que quieran, pero que lo hagan en lugares de adultos”, fue uno de los discursos que el músico le dio a sus fans durante un concierto.
Kate del Castillo. En 2012 escribió en Twitter una carta: “Hoy creo más en ‘El Chapo’ Guzmán que en los gobiernos que me ocultan verdades”. En 2015, Del Castillo, Sean Penn y dos productores se reunieron con Alfredo Guzmán, hijo de “El Chapo”, en Guadalajara, desde donde los trasladaron para encontrarse con él.
Miguel Bosé. Miguel Bosé explotó contra Nicolás Maduro. El cantante condenó en Twitter el incendio de un camión que transportaba ayuda humanitaria a Venezuela. Bosé dedicó duros calificativos contra Maduro: “Maduro, pedazo de malnacido, sabíamos que eres incompetente, ignorante, farsante, dictador, marioneta”.
Sinéad O’Connor. En 2015 y 2016, publicó cartas en redes sociales anunciando que se quería suicidar: “He tomado una sobredosis. No hay otra manera de ganarme respeto. Estoy en un hotel, en algún lugar de Irlanda, con otro nombre. Si no estuviera publicando esto, mis hijos y mi familia no se enterarían porque aparentemente soy escoria y merezco ser abandonada y tratada como mier…”.