Vetusta Morla festeja 10 años de hacer rock

CIUDAD DE MÉXICO
El rock estremeció el Metropólitan con Vetusta Morla, que con un sold out, hizo cantar a miles de fanáticos que pasaron una noche increíble al ver nuevamente a los españoles sobre el escenario interpretando sus éxitos.
Eran las 20:00 horas cuando la banda española salió al escenario con el tema “Mismo sitio, distinto lugar”, desatando la locura con gritos, para continuar con “Deséame suerte”.
“Venga, Ciudad de México”, fueron algunas de las palabras que el vocalista dijo al público, haciéndolo enloquecer, mientras Pucho, como suelen llamar los fanáticos al cantante, bailaba en cada una de sus canciones.
Con una audiencia que estuvo de pie desde el inicio del concierto, la agrupación continuó interpretando, “Palmeras en la mancha” y “Golpe maestro”.
“Buenas noches, chilangos, es un placer volver a este lugar tan mágico. Hace 10 años que abrimos nuestras puertas descubriendo nuevos lugares y regresamos a esta ciudad”, dijo el vocalista, que continuó con “Maldita dulzura”.
Los gritos de euforia eran ensordecedores, lo que hacía que la banda, compuesta por el vocalista Juan Pedro Martí, el baterista David García, el bajista Álvaro B., el percusionista Jorge González, y los guitarristas Juan Manuel Latorre y Guillermo Galván, demostraran su agradecimiento.
La velada continuó con “Cuarteles de invierno”, “Copenhague”, “Fuego”, “Guerra civil” y “La vieja escuela”, en la que los tres mil asistentes (de acuerdo a cifras proporcionadas por los organizadores), cantaron sin cesar, tanto que en ocasiones el vocalista dejaba de cantar para escucharlos.
“Antes de seguir quiero invitar a un amigo con el que hemos coincidido en esta Ciudad de México”, dijo el vocalista antes de presentar al cantautor Leiva, con quien cantó, “23 de junio”, dando paso al romanticismo con temas como, “Al respirar” y “Punto sin retorno”.
“Para nosotros esto parece como un comienzo, es como si fuera el año uno, muchísimas gracias por todos los que han estado desde el principio y por los que están aquí”, enfatizó Pucho.
Así continuó el rock con “La deriva” y “Mapas”, en la que el vocalista se bajó del escenario y comenzó a correr por los pasillos de todo el lugar, saludando a la gente y ocasionando caos.
Siguieron con “Sálvense quien pueda”, “Valiente”, “Te lo digo a ti” y fue con “Fiesta mayor”, con la que se despidieron, pero los fanáticos pedían por más, dando paso al encore, en el que la banda interpretó “Consejos de sabios”, “El hombre del saco”, para terminar el concierto con “Los días raros”.