Violencia en Colombia, una historia sin fin

Xalapa
En el salón Juan Vicente Melo, de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU), que realiza la Universidad Veracruzana (UV), el sábado 6 de abril, se realizó la Mesa: “Violencia política y acción colectiva en México y Colombia”.
Participaron los investigadores del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales (IIHS), Martín Gerardo Aguilar Sánchez y Malik Tahar Chaouch; Carlos Antonio Flores Pérez, por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), región Golfo, respectivamente.
Tahar Chaouch dijo que desde el siglo XIX, la violencia en Colombia es una historia sin fin, un conflicto permanente que invade desde finales de la II Guerra Mundial. Además describió las convergencias políticas entre ambas naciones en el contexto Latinoamericano, y se refirió a este entorno de inestabilidad y a sus diferencias con los del resto de América Latina (AL).
Esto en el sentido de que siempre ha habido una continuidad del régimen en términos constitucionales, lo cual ha sido un gran contrapeso de los poderes políticos y judiciales.
Asimismo, consideró que han compartido una cierta subordinación del ejército a los gobiernos civiles, aspectos que deben tomarse en cuenta cuando se habla de violencia.
Expuso que en México ha habido una consolidación exitosa del estado nacional, a diferencia de Colombia donde hay una falta de presencia del Estado en el territorio nacional. Por ejemplo, en comparación con Perú y Venezuela, este país no ha tenido experiencias de tipo populares.
No obstante, dijo, desde 1948 la violencia se apoderó de Colombia, con los conflictos entre conservadores y liberales que dieron pie a la conformación de grupos guerrilleros, paramilitarismo y crímenes de guerra.
México, desde el siglo XIX también se ha caracterizado por una inestabilidad política e historia caótica, pues ha tenido guerrillas, no del impacto de otros países, pero sí grupos del crimen organizado.
Carlos Antonio Flores Pérez, ofreció un panorama de la violencia política y criminal de Colombia, nación de heterogeneidades, contrastes y una de las democracias más antiguas de AL.
Como parte de su intervención, resaltó el conflicto entre conservadores y liberales, así como el Bogotazo a raíz del asesinato de uno de los líderes liberales.
También, expuso a los asistentes las prácticas aterradoras ejercidas por los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), con el fin de desestabilizar a los adversarios, situación que originó el desplazamiento de habitantes de localidades rurales a las grandes ciudades.
Por su parte, Martín Gerardo Aguilar Sánchez dio a conocer el contenido de una investigación realizada el año pasado, misma que abordó la situación de violencia existente en la región de Poza Rica y Papantla, donde aunado a los actos de corrupción de gobiernos municipales, el crimen organizado se ha apoderado del control de recursos provenientes del petróleo.